Login
Main menu

Información sobre dificultades en las actividades que realizamos

ESTA ES UNA CLASIFICACIÓN ORIENTATIVA QUE DEBE TOMARSE COMO TAL.

LA MONTAÑA ES UN TERRENO EN EL QUE, AFORTUNADAMENTE, PODEMOS ENCONTRAR IMPREVISTOS.

ES LA LABOR DE TODOS, MONITORES, GUÍAS Y PARTICIPANTES, AFRONTARLOS CON SOLIDARIDAD Y COOPERACIÓN.


nivel_bajo

Nivel Bajo:

Es el nivel de los que poseen una forma física normal y hábito de caminar. Ritmo tranquilo. Desniveles acumulados entre 300 y 600 metros y distancias a recorrer entre 14 y 18 kilómetros. El terreno puede ser variable pero sin dificultades técnicas. Muy recomendable el uso de botas cómodas de trekking. Entre 5 y 6 horas de marcha efectiva.

 

nivel_medio

Nivel Medio:

Para los que están en forma y hacen deporte con cierta regularidad. Ritmo algo más vivo. Desniveles acumulados entre 600 y 1.000 metros y recorridos entre 16 y 20 kilómetros. Se afrontan todo tipo de terrenos. Es aconsejable un equipamiento de ropa y calzado más técnico.

 


nivel_alto

Nivel Alto:

Se necesita fondo físico y experiencia en montaña. Ritmo con cierta intensidad pero sin correr, es decir, el que el guía considere adecuado para completar los exigentes recorridos. Desniveles entre 1.000 y 1.500 metros y distancias totales entre 18 y 22 kilómetros. Imprescindible un buen equipamiento de montaña.

 

Iniciación al Senderismo/Montañismo:

Para los participantes en esta Actividad, podrán saber que las dificultades de la misma  (siempre pondremos para Iniciados) tendrán las siguientes equivalencias con lo explicado:

Dificultad Baja para iniciados     =   Un paseo.

Dificultad Media para iniciados  =   Nivel Bajo.

Dificultad Alta para iniciados      =   Nivel Medio.

Esta actividad está ideada para atraer e iniciar a gente que no haya hecho nada de montaña o senderismo y quiera conocer dicho deporte. También está ideada para llevar a aquellas personas/senderistas que requieran de monitores y una ruta asequible para ellos; no solo en las condiciones de dificultad del terreno, si no en la organización, programación y demás detalles que incluimos.

En estas salidas los participantes están “controlados” y llevados por los monitores para que haya una coordinación y apoyo en dicha actividad.

Aparte cumple con las siguientes características:

•  El tiempo de salida, duración y llegada está programado.

• La dificultad está concebida para iniciados, o sea, personas que nunca hayan hecho montaña o muy poca pero con un nivel físico mínimo.

• Hay monitores para apoyar y “controlar” al grupo. De manera que se mantenga unido sin que nadie se sienta desplazado.

• Las rutas están previamente estudiadas y andadas para que no haya sorpresas.

01_sierra_de_la_carrasqueta._2.009         02_sierra_espua._2.009

 

Conoce las Montañas de Alicante y Entorno:

En el caso de esta actividad, cuando se informe de su dificultad, se acogerá a los Niveles anteriormente explicados, pudiendo ser cualquiera de ellos.

Normalmente los Niveles escogidos irán desde el Medio al Muy Alto (mayor dificultad que el Nivel Alto) y en contadísimas ocasiones el "Extremo" (como por ejemplo la actividad: “Travesía Crevillente-Abanilla”) de mayor dificultad que el Muy Alto.

Esta actividad está ideada para aquellos montañeros o personas que ya se han confirmado como montañeros independientes y quieren realizar salidas “normales” a la montaña. No es una actividad para iniciados que dependan de una coordinación o apoyo por parte de unos coordinadores o monitores, ya que éstos no existen en este tipo de actividad. Es como un nivel superior (o varios niveles, según el recorrido y dificultad) a la anterior actividad de Iniciación.
Las dificultadas en esta actividad suelen variar desde dificultad media-alta hasta muy alta para iniciados, y cuando hablamos de iniciados nos referimos a aquellos participantes que han hecho salidas de dificultad alta sin problemas en la actividad de Iniciación.

 En esta actividad no salimos a la montaña a “pasear” si no a subirla o a recorrérnosla. La marcha del grupo o participantes suele ser más rápida que la de Iniciación, o sea, normal, por tanto se requiere un nivel físico mayor que para las de Iniciación.

Aparte en muchas de estas salidas sabemos cuando empezamos pero no cuando regresamos. Se programa una duración aproximada pero la aventura y las ganas de “conocer” la montaña pueden hacer que los tiempos de duración varíen, sobre todo cuando es una salida a un sitio o recorrido nuevo.

También, hay que decirlo, hay que estar preparado psicológicamente, ya que la intención de esta actividad es “conocer” la montaña o recorridos por ella y esto nos lleva en ocasiones a “perdernos” (no en el sentido literal de la palabra) en ella con lo que puede ocasionar una “perdida de nervios” en aquellas personas que no estén habituadas a este tipo de aventuras.

El terreno de los recorridos pueden ser muy variados y debemos estar preparados para encontrarnos y afrontar todo tipo de dificultadas (así es la montaña): pistas, caminos de herradura, sendas marcadas, sendas en desuso, monte a través, trepadas, destrepadas, crestas...

Claro está no siempre se dan todas estas circunstancias extremas antes referidas... pero hay que estar preparados por si acaso.

Aparte cumple con las siguientes características:

• El tiempo de salida, duración y llegada se intenta programar pero suele ser aproximado.

• La dificultad está concebida para montañeros y participantes con experiencia, o sea, personas que ya han hecho montaña o hacen un deporte habitualmente en el que se requiere un nivel físico mínimo (mayor que el de Iniciación).

• No hay monitores para apoyar y “controlar” al grupo. Cada participante es independiente. No podemos variar, modificar o parar la marcha por alguien que no viene preparada para ella, salvo, claro está, por fuerza mayor.

• Las rutas pueden estar ya estudiadas y andadas con matices de pequeños errores o variantes nuevas; o simplemente no se han hecho nunca y se tiene una ligera o relativa idea de la ruta (por medio de guías o mapas) con lo cual no es de extrañar que puedan haber sorpresas.

• Los participantes deben estar preparados físicamente y psicológicamente; no son rutas de “paseo”, venimos a conocer la montaña no a visitarla.

• Las dificultades del terreno pueden variar según el lugar, montaña o recorrido de la misma, incluso podemos tener “esas sorpresas” antes referidas y debemos estar preparadas para ellas; normalmente se indicará la dificultad y terreno por el que se va a marchar (siempre aproximado). Por ejemplo: La Integral de la Sierra de Callosa (01-11-09) era de dificultad alta-muy alta para iniciados con trepadas (escalada) y pasos por crestas.

 

03_cresta_sierra_de_segaria._2.009          04_integral_sierra_de_callosa._2.009

 

© Centro Excursionista Almoradí 2017